to top

Porqué debes regalar WiFi a tus clientes.

men working on café with wifi

Tras una conversación con unos clientes sobre la introducción de su restaurante en las redes sociales, surgió la pregunta del millón de dólares: “¿Debo tener WiFi gratis en mi local?” La respuesta es SI y un SI rotundo.

¿Como se puede estar activo en las redes sociales si no se puede estar en las redes sociales en tu negocio?

Lo primero que le viene a la cabeza a un propietario de una cafetería cuando le dices que regale WiFi a sus clientes es a un cliente trabajando con su portátil durante toda la mañana tomándose solamente un café. Que si bien es cierto que este prototipo de cliente existe, hoy en día ya hay tantos sitios con WiFi gratis, que no tiene que ser una preocupación demasiado molesta, ya que podría hacer lo mismo con el 4G de su Smartphone. Por otro lado, se ha tomado un café. Y lo más importante, es que se ha creado un vínculo entre él y tu negocio.

Pero lo que realmente buscamos es conectar con otro tipo de cliente, un tipo de cliente que nos haga de embajador, y gratis. Cuando una empresa intenta situarse en el mundo digital de las redes sociales, la idea general que tienen es la de comunicarles cosas a los clientes mediante Facebook. Aun que lo realmente importante es que se hable de ellas. Que los clientes hablen de tu negocio. Así que debemos darles todas las facilidades a nuestros clientes para que éstos puedan promocionar nuestro negocio de forma totalmente gratuita y con el menor esfuerzo posible. De esta forma, cuando un cliente visita tu bar, cafetería o restaurante, si lo que quieres es conseguir que el cliente exporte la imagen de tu local, lo importante es ponérselo fácil. Cuanto mas complicado sea, menos posibilidades hay de que cuelgue una foto de tu local, tu café o tu plato en Instagram.

En Internet las cosas se hacen “en el momento”. Así que la foto de turno del Primer Plato colgada en Instagram o Facebook donde lucirá para todo el mundo debe hacerse “en caliente”. Poca gente hará una foto, se guardará el Smartphone y la colgará más tarde cuando tenga WiFi. Y los que puede que si que lo hagan, les costará mucho más geolocalizar la foto en el negocio correspondiente, escribir el nombre concreto del plato o algún que otro dato que nos pueda resultar interesante, ya que no están ahí. Lo que debe interesarnos es no solo que hagan la foto. Ni tampoco que hagan la foto y la cuelguen en internet. Lo importante es que cuando otro cliente busque información sobre nuestro bar, cafetería o restaurante, éste pueda encontrar fácilmente todas esas fotos y comentarios que hagan los clientes que ya han visitado ese local. Esto se puede conseguir mediante la geolocalización de la foto, o mediante la recomendación de hastags para los que estén en tu local incluyéndolos en el menú, las servilletas, o en lugares ocurrentes, visibles pero no molestos. Esto será de más interés para el cliente que anuncia nuestro negocio en internet que la pegatina de “Síguenos en Facebook”. De esta forma, un posible cliente se puede convertir en cliente gracias a las recomendaciones de amigos o completos desconocidos pero con una opinión que consideran más realista que la que pueda ofrecer la publicidad convencional que se le pueda aportar desde el propio negocio.

Por otro lado, y como es lógico, deseamos evitar un poco el conjunto de vecinos que puedan absorber el ancho de banda de nuestra WiFi de forma gratuita. Un buen informático puede ayudar a crear un sistema con seguridad pero con facilidad de uso para los clientes. Dependiendo del sistema de trabajo del negocio se buscará una u otra manera para que esta WiFi no esté completamente desprotegida. Se pueden buscar sistemas de gestión de redes muy complejos como los que usa la cadena Starbucks donde el cliente, al pagar su pedido, se le pasa un tíquet con su Usuario y Contraseña válidos durante un cierto periodo de tiempo concreto. Hay que tener en cuenta que este sistema se puede usar sólo en negocios donde el pago se haga por adelantado. En otros casos con presupuestos más humildes, se le puede facilitar al cliente la contraseña WiFi por parte de los camareros a la hora de hacer el pedido incitándolos así a usarla y compartir su estancia. Ya que si tiene contraseña y no se la ofrecen, muchos clientes no la pedirán.

Con este post espero haber dado argumentos suficientes como para que os penséis mejor el beneficio que comporta crear una red WiFi para los clientes. Nunca será un gasto. Será una inversión.

Leave a Comment